Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Lovecraft, uno de mis preferidos

Howard Phillips Lovecraft, en adelante HP, (1890 - 1937) es uno de los autores de fantasía y terror que más admiro. Ya hace años que, casi de un tirón, en un año me leí toda su obra. Todo empezó por mi primer intento (fracasado) de aprender, para practicar con mis colegas, un juego de rol, el que tiene por nombre "la llamada de Ctulhu". El libro del juego, complicado de narices, aconsejaba leerse uno o varios cuentos de HP y los autores del círculo de este autor, como forma para introducirse en toda la mística de unos mundos la mar de extraños. Por fortuna, los libros-cuentos de Lovecraft y su círculo (August Derleth sobre todo y Robert Bloch, el autor de Psycho) son más bien cortos y rebosan de misterio, acción y aventura, con lo cual las lecturas iniciales fueron más que amenas y me aficioné por completo al tema. Todos los libros-cuento los he encontrado en edición bolsillo de Alianza Editorial pero creo que en Internet también se pueden localizar free e-texts, y hasta cómics, generales y sobre su época infantil.

Sus antepasados se remontaban a la época de la llegada del Mayflower. Fue hijo único en una familia de treintañeros con problemas (quien no los tiene a esa edad?) pero, en la época de su nacimiento, no era tan frecuente, ni lo era que un treintañero se casara por primera vez a esa "tierna edad". La cuestión es que sí, tenían problemas, y en particular su padre, lo que le llevó al manicomio cuando HP tenía sólo tres años. HP, hijo único, fue entonces cuidado por su madre, dos tías y su abuelo (su biografía no menciona si tenía perro). En este ambiente, HP se convirtió pronto en un niño prodigio, recitando poemas a los dos años y escribiéndolos a los seis. Su abuelo (qué no hacen los abuelos por sus nietos?) le animaba a la lectura y el fuego de su interés lo alimentaba con clásicos y más clásicos, incluyendo poemas épicos como la Ilíada y la Odisea. Igualmente, a esas edades juveniles, HP también empezó a leer cuentos góticos de horror.

HP estaba frecuentemente enfermo lo que le llevaba a asistir sólo esporádicamente a la escuela. Por esa época (1899) empezó a publicar en revistas de pequeña tirada. Escibió ficcion pero, durante un tiempo, cedió paso a la poesía y ensayos (espíritu de enamorado?... no exactamente), volviendo a la ficción en 1917 con historias como La tumba y Dagón. El último fue su primer trabajo profesional (y pagado), que apareció en la mítica revista Weird Tales en 1923. De esta época también proviene el comienzo de una correspondencia que se haría muy extensa tanto en cartas como en corresponsales y que constituiría lo que luego sería conocido como "el Círculo de Lovecraft". Entre los corresponsales estaban Robert Bloch y Robert E. Howard (Conan el Bárbaro).

La última década de su vida fue sin duda la más prolífica. En este período produjo la mayoría de sus obras más conocidas como El caso de Charles Dexter Ward y En las montañas de la locura. Además revisó frecuentemente el trabajo de otros autores de su círculo.

Pese a su intenso trabajo, de poco le sirvió para vivir bien. Se vió obligado a irse a vivir a sitios cutres y desgastados con la única persona superviviente de la familia, una de sus tías. También le afectó el suicidio de Robert E. Howard. En 1936 se le diagnosticó un cáncer de colon que le llevó a la muerte entre constantes dolores en 1937.

La mayor parte del trabajo de HP bebía de la inspiración de sus pesadillas, y es, quizás, esa mirada directa al mundo del subsconsciente y su simbolismo lo que proporciona resonancia y popularidad a su figura. Estos intereses lógicamente fueron alimentados por su afición a Edgar Allan Poe, quien influenció mucho su primera época, tanto por la temática gótico-macabra como por el estilo. Los escritos de Lord Dunsany lo redirigieron hacia otros terrenos, en los cuales lo onírico es donde verdaderamente cobra sentido. Finalmente, los escritos de Arthur Machen, con los relatos basado en dioses y demonios supervivientes de otras eras de la Tierra, y las creencias místicas en secretos en los cuales reside la existencia misma de este planeta, favorecieron al HP más genuino, aquél que empezó con Dagón en 1923. Partiendo de los escritos de Machen, HP los reelabora creando el panteón de los mitos de Ctulhu, un conjunto de deidades extraterrestes y extradimensionales que destruirán la raza humana y que duermen ocultos esperando su vuelta a sus antiguos dominios. Se sugiere que la rareza de ese panteón de deidades monstruosas está inspirado también en la visión de la obra de el Bosco. Sus historias también crearon un icono del horror: el Necronomicón, el tratado secreto escrito en un libro hecho con piel humana, por el árabe loco Abdul Alhazred. La fuerza de estos mitos llevó a creer que Lovecraft se había basado en un mito real y algunos aprovechados han publicado ediciones falsas del Necronomicón durante años.

En próximos posts os hablaré de algunas obras concretas, las que más me impresionaron. Ni que decir tiene que no aprendí a jugar el juego de rol.

 
 
 
 

Publicar un comentario 14 volutas:

藤原 弓美 dijo...

No he leído nada de él, pero no puedo evitar acordarme de Raimi y su Ejército de las Tinieblas cuando veo o leo algo relacionado con el Necronomicón...

2:44 p. m.

Pipero dijo...

Pues ya ves... Abdul Alhazred es el autor... De hecho, aunque no lo menciono en el post, éste era uno de los pseudónimos del propio HP.

3:39 p. m.

Isthar dijo...

La primera vez que conocí de cerca a Lovecraft fue a través de "Los mitos de Cthulhu". Me lo regaló un buen amigo a quien le había fascinado. He de reconocer que es entrar en un mundo aparte, y que después de leer lo que has escrito se comprende mucho mejor.

Siempre me ha parecido un autor fascinante, tras el que era inevitable que se encontrara todo un abismo.

6:09 p. m.

Pipero dijo...

Pero además, isthar, de su lectura, cobras interés y acabas leyendo a otros: August Derleth, Ambrose Bierce e incluso autores de aquí, como Joan Perucho que han escrito relatos al estilo "lovecraftiano".

7:47 p. m.

Jordi dijo...

No es por fardar, pero en mi época fui el Máster del juego de rol "La Llamada de Cthulhu" durante varias temporadas, lo que me llevó a empollarme prácticamente las obras completas de HP, más que nada para hacer las descripciones más realistas... y puedo asegurarte que fue una gozada.¡Ah, qué tiempos! ¿A alguien le apetece una partidita?

11:33 p. m.

noesmivida dijo...

ya conoce la versión comic de la infancia de HP? http://dreamers.com/lovecraft/

8:02 a. m.

Pipero dijo...

Vale, Jordi, pero, nuevamente harás de "máster". Como puedes ver, yo no llegué a superar los "exámenes", pero eso sí: leí muchos libros!

9:16 a. m.

Pipero dijo...

Hola noesmivida, sí, la conozco, a través de tu blog y uno de tus posts recientes, pero me había olvidado linkarlo...

9:17 a. m.

MeKa dijo...

gracias por abrirme puertas¡¡¡ corro a la biblioteca¡¡¡

3:03 p. m.

Pipero dijo...

De nada, meka, celebro que lo que pueda difundir de mis gustos, pueda interesaros.
Un saludo y bienvenido.

5:21 p. m.

JQ - Cisne Negro dijo...

Hola!

Primero, me alegro de que os gusten las tiras de Lovie :)

Y luego, decir que yo entré en Lovecraft y en el rol a la vez. Y Pipero: si el sistema de "La llamada" te pareció difícil, no quieras ni saber de los sistemas que fueron saliendo más tarde... Para mí, el de "La llamada", junto con el de "Aquelarre", es el más sencillo de todos los que he probado.

Saludos desde Cisne Negro.

11:54 a. m.

Pipero dijo...

Hola cisne-negro, no, no quiero decir que me pareciera difícil, simplemente que me agradó mucho más la simple lectura de lo que había hecho este tipo y sus colegas y acabé perdiendo interés por lo que inicialmente había ido a buscar. A veces pasan estas cosas. Vas a buscar algo y, de refilón, te encuentras con otra cosa que te parece mucho más interesante.

12:24 p. m.

JQ - Cisne Negro dijo...

Sí, eso suele pasar a menudo :).

10:31 a. m.

Pipero dijo...

Vale, saludos!

11:49 a. m.

Publicar un comentario