Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Sobre el Estatut

Simplemente (que no es poco) espero que alguna vez nos escuchen y de paso, que entiendan algo de lo que buscamos. No todos los que están detrás del nuevo Estatut son independentistas: hay vocación general de estar con una España que escuche, que nos entienda, que nos respete y que no mire con suspicacia todo aquéllo que venga de este pequeño país.

El nuevo Estatut, generado por el Parlamento catalán, ha quedado listo para su exámen en las Cortes españolas. En contra de lo que algunos voceros de una derecha, la de siempre, que está en contra de escuchar, de entender y de respetar ni a Catalunya ni a nadie, el nuevo Estatut está hecho con la pretensión de ser respetuoso con España y con la Constitución.

La derecha de siempre, no apoyó decididamente la Constitución en su momento, ni tampoco el Estatuto de Cataluña, sin embargo ahora se convierten en adalides de su defensa y su inmovilidad: no hay nada que cambiar. No cometeré la osadía de decir como dicen muchos políticos de esa opción política: "hay muchos miles de catalanes que piensan como yo", pienso que sí que es posible que haya muchos miles de catalanes que piensan como el señor Rajoy pero quizás haya millones que piensan de forma contraria a él (nada más hay que ver la composición del Parlament), en cualquier caso hablaré por mí mismo y diré lo que pienso. Pienso que es necesario este Estatut. Es necesario porque la sociedad del 2005 no es como la de 1979-80. Ni la sociedad ni el contexto histórico. Y es relevante. En 1979-80, había "ruido de sables", había miedo. En el 81 además hubo el golpe de Estado de Tejero. Los políticos de entonces, con buen tino optaron por acordar un texto "solución de compromiso", que dejaba muchos temas pendientes y que auguraba una revisión futura. Las imperfecciones de ese texto se muestran en, p.ej. el tema de financiación, que ha sido "caballo de batalla" en las relaciones entre España y Cataluña en los últimos 25 años y que ha facilitado darnos una imagen de "pedigüeños". Este tipo de temas pretende resolverlos el nuevo texto. También es necesario porque la sociedad, evidentemente, ha cambiado. La de finales de los 80, básicamente no había conocido democracia, no había conciencia democrática y en Catalunya en concreto, no había "conciencia de país". En la sociedad actual hay una conciencia democrática evidente, la mayor parte de la sociedad ha vivido en época democrática y, en el caso de Catalunya, hay una "conciencia de país", que reclama derechos. Se pretende satisfacer esos derechos. Siempre de forma respetuosa y solidaria con el resto del Estado español.

En esta situación actual, simplemente diré que el buen tino, adaptado por supuesto a los tiempos actuales, guie el trámite parlamentario en las Cortes y que no se lleguen a reproducir situaciones de tensión como las que se vivieron a comienzos del 2004, tras la proclamación del gobierno del "tripartito".

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

inmiky dijo...

Te perdí la pista. Pero menos mal q t he vuelto a encontrar!! Ya sabes q eres bienvenido a mi blogg. Pasate siempre q quieras forastero!! Un beso

11:42 p. m.

Pipero dijo...

Eso se soluciona fácilmente. Te enlazo y ya está. Gracias por tu visita.

12:08 a. m.

Publicar un comentario