Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

La inmortalidad o la tensión psicológica de vivir eternamente

En la novela de Oscar Wilde, "El retrato de Dorian Gray", el principal personaje trueca su alma a cambio de la eterna juventud, pero se convierte en maligno e inmoral en el proceso.

Leon Kass cree que la humanidad se arriesga a obtener una ganga similar a la que obtuvo Fausto del demonio a cambio de conocimientos, si es que desean conseguir esa tecnología que amplía la vida más allá de lo que es natural.

Si nuestra especie llega alguna vez a descubrir los secretos de la juventud y aprende a vivir para siempre, podremos no perder nuestras almas, pero, al igual que Dorian, tampoco volveremos a ser humanos, dice Kass, un bioético en la Universidad de Chicago y por largo tiempo crítico de las investigaciones sobre la ampliación de los lapsos de vida. Para Kass, el hecho de discutir que la vida es mejor sin la muerte, es discutir que "la vida humana sería mejor siendo algo diferente a ser humano".

Más, en este interesante artículo publicado en Astroseti.
Aprovecho para recomendar lectura de los anteriores:
1) Hacia la inmortalidad
2) Dilemas éticos

 
 
 
 

Publicar un comentario 3 volutas:

Lunarroja dijo...

Ni me planteo lo de ser inmortal. No me gusta pensar en cosas que, por más vueltas que le demos, son imposibles.
En cualquier caso, inmortal ahora (con 34 años, joven, sin problemas de salud, con la cabeza en su sitio y todo más o menos donde tiene que estar) podría ser... Inmortal con 95 años (inválida, sin poder valerme por mí misma, enferma y deprimida) obviamente, no.

De todas formas, como te digo, no gasto ni un minuto de energía en pensar en cosas que jamás van a suceder (aunque leer tus artículos haya sido, como siempre, un placer).

... Y ya hablaremos del chocolate.

1:44 p. m.

darda dijo...

leete a isaaac asimov

3:59 p. m.

Isthar dijo...

Yo desde luego si tuviera la opción de ser inmortal no la tomaría por nada del mundo. Creo que la vida y la muerte son partes fundamentales del equilibrio, son partes del mismo proceso. La una sin la otra pierde gran parte de su sentido.

Y sí, sin la muerte mucho me temo que mucha gente perdería el respeto a la vida.

4:09 p. m.

Publicar un comentario