Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Revueltas en los países "turísticos"

Hace días que estalló la revuelta en Túnez, en el momento de escribir esto, los tanques invaden las calles egipcias, hace unos años fueron las revueltas en Tailandia, Turquía,... por no hablar de la represión en China instaurada en la época de Tiannanmen...


¿Qué tienen en común todos estos países, aparte del hecho de que en todos gobiernan o directorios militares, o sátrapas, o partidos únicos supuestamente pro-trabajadores?, ... pues sí, todos ellos son países turísticos o incluso muy turísticos. Hace poco leí que la China llamada a ser primera potencia mundial en una época como la actual, también ha sobrepasado como destino turístico a un país turístico como es España.

Muchas veces nos llenamos la boca hablando de cómo las potencias occidentales colaboran con dictaduras como éstas, vendiendo armas, haciendo negocios ultramillonarios, deseando la llegada de dinero para salvarnos de la crisis. Todo eso es malo, según muchos, y cierto, pero no es menos cierto que también, el común de los ciudadanos o más bien, el "homo viajerus", también está colaborando directamente con el sostenimiento de estos regímenes. A veces nos fijamos mucho en lo que hacen estos países del primer mundo en que estamos incluídos (sí, todavía!), pero no tanto en lo que nosotros mismos practicamos. Viajar a estos "terceros países", a practicar el noble ocio llamado "turismo", no nos ha de hacer olvidar que estamos colaborando con dictaduras. Dejamos nuestras divisas, hacemos "propaganda" de lo que hemos visto, atraemos la atención de terceros, que sin duda disfrutarán de las maravillas de estos países, ... disfrutarán, durante sus días o semanas de vacaciones, se irán y guardarán un buen recuerdo, mientras los ciudadanos del país se quedan "disfrutando" de la realidad de ese país, la cual, en una dictadura, dista mucho de ser idílica.

Las veces que he comentado este hecho con personas que les gusta viajar y en muchas ocasiones son estos sus destinos, lo que he observado como común es que, si son "activistas" antidictaduras/cumbayás diversos, en el fondo, se sientan mal al reconocer cuales son sus destinos turísticos, para paso siguiente, quitarle hierro al asunto y además decir que incluso están ayudando al pueblo (pobrecitos!). A veces incluso pasan sus vacaciones "colaborando con ONGs"... (me pregunto si aparte de las épocas de catástrofes naturales, en que todo el mundo se fija en el país afectado, ¿qué puede hacer NINGUNA ONG en un país con un régimen dictatorial?).

No quiero con este post criticar, válgame Dios!, esta opción de ocio. Cada uno es muy libre de hacer lo que quiera, y más en su tiempo libre, simplemente llamar la atención de que a veces, puede haber una discrepancia importante entre el discurso... y la REALIDAD.

 
 
 

Publicar un comentario en la entrada