Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

El Código da Vinci: mi posición, sin haberlo leído

Confieso que no lo he leído. Nada más me hubiera faltado. Noto que cada vez dispongo de menos tiempo para la lectura "lúdica" y por tanto, excepto en vacaciones, período en el que "engullo libros", el resto del año voy poco a poco con la lectura. Leo menos, ciertamente, pero procuro, al igual que con el cine, "filtrar" un poco aquello de lo cual soy espectador. Intento buscar la calidad, porque no quiero gastar ni tiempo ni dinero en algo que no lo merezca ¿es algo malo?. Para conseguirlo, lo que sí es cierto es que cada vez leo/escucho más a los críticos, y, aunque tengo mis propios gustos, generalmente, la opinión de varios críticos no suele ser muy diferente de la que yo mismo me forme sobre un evento/libro.

No he leído nada de Dan Brown, vamos a ir concretando, pero éso no me incapacita para hablar de lo que me inspira la posible lectura de este libro. Nunca he sido lector de best-sellers, por aquello de decir "leo lo que la gente lee". Si se tercia los leo, si no, no. No es una cuestión, aunque pueda parecerlo, de esnobismo, pues no estoy tan al día de aquello que se lee, y por tanto no puedo actuar "contracorriente", para luego decirlo, cosa que sería la típica actitud de un esnob. Oí hablar por primera vez de "el Código da Vinci" hará un año aproximadamente, cuando ya hacía al menos un año que se había editado en español. Me lo mencionó mi amigo M.E.. Tenemos un amigo común con el que tenemos nuestras "disputas intelectual-religioso-científicas". Este amigo común es del Opus Dei y el tipo anatemizaba el libro sin haberlo leído. Inmediatamente pensé: "si el Opus Dei dice que es malo, será que quizás sea todo lo contrario", pero, se dió la circunstancia de que pocos días después leí en un dominical de "la Vanguardia" (creo recordar) que diferentes personas del ámbito de la Letras, la Historia, la Religión (obviamente también) ponían a parir el libraco tanto por contenidos como por estilo...

Paralelamente, mis dos socios iniciaron la lectura. A ambos les enganchó, les pareció un libro de lectura sencilla, me lo recomendaron vigorosamente y casi me trataron (nuevamente) de esnob, por no haberlo leído. A todo ésto he ido leyendo una docena de libros, aproximadamente, desde que oí las primeras reseñas del libro de Dan Brown, libros con los que, aunque he ido lento, he aprendido, he disfrutado y me he aprovechado profundamente de su lectura. Durante este tiempo he seguido el curso de los juicios por plagio de Dan Brown, las recomendaciones y casi la búsqueda del misterio modelo "Dan Brown" por parte de Fríker (perdón) Iker Jiménez, y he ido viendo a través de sucesivos artículos leídos en la prensa y en Internet lo que es la esencia de la literatura de este tipo que yo entiendo que va un poco por aquí:

1) historias que enganchan basadas en el "misterio" (de forma reconocida en algunos casos, o escondida en otros, a quien más quien menos, le interesan estas historias, sería de analizar si la crisis religiosa y espiritual en que vivimos inmersos tienen algo que ver con ésto),

2) historias que si no son un plagio directo, están basadas de una forma bastante evidente en argumentos previos y se une la poca originalidad a una reelaboración, según los críticos, sobre todo torpe,

3) historias que el autor dice en sus preámbulos que son reales o casi-reales y que mucha gente acaba creyéndoselas a pies juntillas (seguidores de Iker Jiménez, ATENCIÓN!) ,

4) historias explicadas de una forma muy sencilla, con frases cortas, con mucha acción y un tamaño del libraco no excesivo pero que a la vez, permite dar la sensación de que el que lo lee es un lector consumado,

5) historias que siempre siguen un modelo muy similar con unos protagonistas arquetípicos que, si al menos, estuvieran bien definidos, no estaría mal, pero, parece que no es del todo así,

6) historias en que se sacrifica un contenido riguroso (diga lo que diga Dan Brown, nada más hay que echar una ojeada a todo lo que se ha escrito sobre el tema, para mostrar lo plagadas de inexactitudes que están ésta y sus otras novelas) a lo que sería una acción estilo "hollywoodiense",

7) historias que se venden muy bien...

8) etc...

NOTA: Recomiendo lectura de ésta página de la Wikipedia.

Ni que decir tiene que mi tiempo libre es valioso y por tanto, no estoy dispuesto a perderlo con historias de "dudoso origen", con unas incoherencias evidentes en cuanto a contenido difícilmente justificables por un tema de "licencias literarias" (temas ambos que son de dominio público), y que además, en cuanto a estilo, parecen dejar un poco que desear...

Este tema me hace reflexionar sobre si se está gestando un tipo de literatura de "consumo" al estilo de los programas de la "televisión-basura" o los "culebrones" y que tiene éxito porque todos vamos muy estresados por la vida, necesitamos, por tanto, productos de ocio fáciles de digerir, importa realmente poco lo que nos presenten, pero a la vez, su éxito va ligado al "boca a boca" y frente al supuesto esnobismo de quienes no nos hemos leído estas historias, está la imperiosa necesidad de demostrar si estás "in" o estás "out" y hoy en día, me temo que ser seguidor de Dan Brown es lo más "in".

PD dirigida a mis dos socios: Por favor colegas, dejad de darme la brasa con el da Vinci de los coj...!

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

rave dijo...

Yo "confieso" que he leído el libro de marras y que me pareció un libro entretenido. Sin más. Se trata de una obra de fácil lectura que es capaz de enganchar por su trama pero que ni mucho menos puede competir en calidad literaria con otros libros.
Al margen de esto, yo la verdad es que no entro en la discusión histórica sobre los hechos a los que se refiere el libro. Considero que es una novela de ficción y por tanto, una colección de hechos basados en situaciones reales pero maquillados por el autor.
En cuanto al tema de la moda en la lectura, te recomiendo un artículo que escribió Esther Tusquets para el suplemento cultural Babelia de El País. Te dejo el enlace aquí

12:47 p. m.

Pipero dijo...

Rave, lo que comentas lo he oído muchas veces y mi postura personal es que sí, de acuerdo, libros entretenidos de fácil lectura. No tengo nada en contra de éso, faltaría más que la lectura fuera algo aburrido!. El problema es cuando el argumento no es original, éso lo podríamos aceptar, porque, ¿qué historia hay de original?, pero si unimos a que está torpemente elaborada y plagada de inexactitudes, tramas demasiado previsibles, etc, etc... pues... como que, a mí personalmente, no me atrae lo más mínimo...

Esa es mi postura, personal, por supuesto.

Muchas gracias por el enlace!!!! Te juro que no lo había leído pero veo que Esther Tusquets tiene una postura similar a la mía (o al revés, claro!).

Un abrazo.

11:31 p. m.

Publicar un comentario