Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Surrealismo en IKEA

Ayer fue un día de compras en IKEA y un día, por ende, surrealista. Mi intención era cargar con los muebles voluminosos que pudieran quedar para amueblar mi piso nuevo, la iluminación y dejar los detalles ornamentales para más adelante. Lo conseguí, con pasta todo se consigue hoy en día? todo?... Bueno... sigamos.

Primer momento surrealista: Cargado con el carro plano de IKEA, dos estanterías gigantes que "pesaban un huevo y parte del otro" y un carro cargado de lámparas, bombillas e historia similares. Llego a la caja. Decir que no iba sólo sino acompañado de mi hermana a quien embauqué para que me echara un cable. Empezamos a pensar en pasar los contenidos del carro, bombillas y demás a una de esas bolsas de cartón ikeanas. Primero las grandes, luego las pequeñas, moviendo de aquí para allá delante de una caja vacía y sin nadie a la vista, excepto la cajera, que nos estaba observando durante un buen rato. Finalmente lo reducimos todo a una bolsa con bultos diversos y dos cajas conteniendo sendas lámparas. Empujo el carro plano, el que pesaba "un huevo y parte del otro" y casi me paso de largo de la caja con el empujón y el consiguiente arrastre de mi persona. Me dirijo a la cajera... . "¿Va a pagar en metálico?" y yo contesto "No"... "pues aquí no puede porque ésta es la caja rápida y no aceptamos tarjetas... ." Pues nada, marcha atrás, maldiciendo profusamente a la cajera QUE DESPUÉS DE VERNOS UN BUEN RATO SIN HACER OTRA COSA, ESPERA A QUE ESTEMOS LISTOS PARA PREGUNTARNOS SI IBAMOS A PAGAR EN METÁLICO (GANAS DE PUTEAR DIRÍA YO).

Segundo momento surrealista: Pago, y nos dirigimos a contratar el transporte de los bultos más pesados. Después de esperar cola para pagar el transporte (nunca entenderé lo mal que funcionan, pese a tener que usar "número"), nos dirigimos ya a la salida y yo, muy chulo de mí, con mi móvil y toda una agenda cargadita de números de taxi, de Badalona, ... de todas partes. Primera llamada, no suena o no contesta. Llamo a Barnataxi y me remiten a otro número que resulta que era de la otra punta de Barcelona (Hospitalet) y que no me pueden dar servicio a la vez que maldicen a los cachondos del teléfono anterior. Un alma caritativa me dice que llame a otro número, que -mala suerte- es el mismo que había llamado al principio y sigue sin contestar. Nuevos intentos a otras compañías con éxitos similares cuando, finalmente, me contesta alguien de los taxis de Badalona. Enviaban a alguien. Espera, espera... espera.. 20 minutos y no venía nadie. Le vuelvo a llamar, "Oiga... soy el de antes, el de IKEA"... "Ah, es S. pues no he encontrado a nadie, lo sigo intentando". Cuelgo y llamo a otro que me contesta y me dice que me envía a alguien? pasando rato y rato, y frío... Suerte que mis problemas de la Mercè ya habían remitido, que si no... Cierra IKEA (las 10 de la noche) y nadie... optamos por coger los bártulos e ir andando hasta la estación de metro, a unos 15 minutos de camino, o un sitio más concurrido (decir que la estación de metro supone un viaje de más de 1 hora hasta mi casa, cargado y con gente con pintas raras en un metro a esas horas). La intención era encontrar un taxi y... sí... a lo lejos veo uno con la bandera verde. Lo llamo, no viene, voy yo hacia él, avisándole, no viene... llego hasta él y, resulta que.... ERA LA PARADA DE TAXIS. Osease, esta noche pasada los taxis no venían a uno, era el UNO el que había de ir a por ellos. Ni que decir que entré echando maldiciones a todo el mundo. Más abajo recogimos a mi hermana que se había quedado con los bultos.

Tercer momento surrealista: El viaje fue bien y me fui tranquilizando. Resulta que no había taxistas porque estaban viendo el fútbol del Madrid (¿??????) y él no llevaba emisora. No quise insistir más porque ya iba bastante encendido. Llegamos a a casa. La carrera no había subido demasiado pero cuando voy a pagar, ¡SORPRESA!, le doy un billete de 20 para que devolviera 9 Euros y resulta que ... EL TÍO NO TENÍA CAMBIO. ¿Puedo explicar que tuvimos que ir a buscar un bar abierto para que le cambiaran el billete?

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

Andromeda dijo...

Querido Pipero,

Sonríe, sólo sonrie.... (por lo menos ahora que puedes!!!)

Un beso.

3:13 p. m.

Yorka dijo...

Y luego dicen que son un "Servicio Público". Lo tuyo fue urgente, pero me imagino alguien de parto o con una urgencia médica o similar en la que se le ocurre a alguien además, o en lugar de pedir una una ambulancia, fiarse de los taxis que claro, buena parte de sus conductores estaban satisfaciendo su propia urgencia, o sea viendo el futbol.

Menuda colla de mafiosos !!!
Yo les denunciaba !!!

3:33 p. m.

Publicar un comentario