Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

La sensibilidad. El romanticismo. Ellos y ellas.

Hoy en día parece sonar muy bien aquello de decir "yo soy muy sensible" y decirle a alguien "tú eres muy sensible" suena a elogio, aunque, ¿realmente es así?. Relacionando la sensibilidad con el romanticismo podría decirse lo mismo de "ser romántico". Todo aquel o aquella que se autodefine de esa forma, ¿realmente lo es?. Siempre he detestado la sensiblería barata e instintivamente, el tiempo y las experiencias vividas me han enseñado a rehuír a todo aquel o aquella que dice eso de sí mismo/a. Cada vez me parece algo menos creíble. Suena a querer mostrar una carta de presentación que no tiene por qué ser cierta pero que no solo "vende bien" sino que, ya de entrada, impone una barrera en la comunicación "normal", algo así como decir, "ves con cuidado con lo que dices o lo que haces porque me voy a molestar". Creo que quien realmente posee esta forma ser o este tipo de sentimientos no lo dice, lo manifiesta, lo practica en su día a día, y constituye su ser frente a aquellos que van con una etiqueta en la frente diciendo que son "muy sensibles" o "muy románticos/as" y que pueden llegar a ser personas con grandes tendencias al egocentrismo y a la susceptibilidad, a las malas interpretaciones, a ser auténticos malpensados/as. Quizás he tenido malas experiencias. Quizás he visto la realidad. Aún no lo sé, seguiré explorando el mundo.

 
 
 
 

Publicar un comentario 8 volutas:

Anónimo dijo...

En mi opinión no es muy adecuado generalizar así sobre todas las personas que dicen de sí que son sensibles. Aun así estoy de acuerdo contigo en que se puede dar el caso extremo y eso realmente puede provocar problemas. Posiblemente alguna mala experiencia te haya llevado a pensar así, pero lo peor sería ahora cerrarse en banda y calificar de "no apto" a todo aquél que se autodefine como persona sensible.

En otras palabras, espero que el pensar así no te impida descubrir a aquellas personas que pese a que sean sensibles, (que todos lo somos en mayor o menor medida) realmente podrían aportar algo a tu vida.

Suerte y mis mejores deseos!

9:16 a. m.

Pipero dijo...

Gracias por el comentario. No me gusta tampoco generalizar, de hecho quizás lo rehúyo más que lo que menciono en el post. Pero lo que sí es cierto es que las personas que lo son (sensibles/románticas) no lo van diciendo constantemente sino que cualquiera los/as podemos reconocer rápidamente, y por supuesto, valorar.

9:28 a. m.

Yorka dijo...

Yo pienso que las personas que se autodefinen como sensibles, de entrada están manifestando un egocentrismo que les impide ser sensibles con los demás, aunque ellas nunca reconocerán esto último. Es más un ser "sensible" puede amargar literalmente la vida a otro ser y esto es el pan nuestro de cada día. En la vida hay que ser fuertes y sobreponerse
a las pruebas que la vida nos impone y aprender de ellas para no repetir una y otra vez los mismos errores. Únicamente de esa manera se es capaz de comprender qué es realmente ser sensible y comprender a los demás sin necesidad de colgarse de ellos o quererles solucionar la vida constantemente, aunque éstos nunca lo hayan pedido. De otro modo, sensibilidad y egoísmo pueden llegar a ser más que sinónimos.

Saludos Pipero. Hace tiempo que no me pasaba por aquí. Felicidades por el nuevo formato. Respira frescura.

11:42 p. m.

Pipero dijo...

Gracias Yorka, sé bienvenido/a o bien reencontrado/a.

12:08 a. m.

Joana dijo...

Pués hoy no estamos de acuerdo joven.
En mi caso, personal, eso si, cuando digo que soy "sensible" hablo que veo lo que hay a mi alrrededor, la gente que sufre, la gente infeliz, la gente sin recursos, los malos tratos...
Sabes la gente que se ha insensibilizado contra todo eso?, cuando lo comentas te responden... ahí va Joana "de Calcuta", no me hables de cosas tristes chica!.
No hablo de sensibleria, hablo de sentimientos, yo lo veo diferente.
Otra cosa es el romanticismo, sin mermeladas añadidas, yo lo encuentro precioso...
En fin, algún dia teniamos que diferir.
Un petonet Pipero.

9:19 a. m.

Pipero dijo...

No creas que diferimos tanto Joana. Supongo que hay muchas formas de sensibilidad y no me estaba refiriendo a la que tú haces referencia, de la que yo también participo, sino más bien a la "sensibilidad romántica" (por decirlo de alguna forma), que en muchas ocasiones es una forma de disfrazar... lo que digo en el post.

Te diré más conviene decir que se es sensible a lo que tú estás diciendo que lo eres. Precisamente porque está pasando lo contrario: la gente "pasa" del mal o de los problemas del prójimo y no, no conviene que nos sean indiferentes.

Salutacions i bones vacances?

11:37 a. m.

Beth dijo...

pues creo que tienes razón Pipero, más que nada porque las personas sensibles/románticas no ven tal cosa como una virtud sino como un defecto. Quizás no es apropiado decir defecto pero en el fondo lo consideran así. Saben que son sensibles y vulnerables. Esconden esta característica por temor a que la descubran, puesto que esta "debilidad" con muchas comillas en el mundo en que vivimos puede ser utilizada en su contra, básicamente por temor a que les hagan daño.
Otro punto de vista, particular claro está.

7:39 p. m.

Yorka dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros en general. Solamente aclarar que me estaba refiriendo a la sensibilidad en el terreno de las relaciones personales, es decir, en el sentido de que este tipo de personas que se colocan la etiqueta de sensibles (de modo literal, con esas palabras)y que están avisando al otro tal como explica Pipero de que "cuidado con lo que dices porque soy muy sensible y me voy a molestar", lo que realmente están haciendo es limitar la capacidad comunicativa de su interlocutor. Por eso digo que en esta vida hay que ser fuertes y tolerar a veces aunque no nos guste los modos y maneras de los demás, eso sí, haciendo entender a los demás nuestra opinión sin rebajarse colocándose la etiqueta de sensible que en este caso quiere decir algo así como colocarse en un plano superior al otro diciéndole que no llega a su nivel de "sensibilidad". Básicamente es un problema de respeto al otro, en lo que en la interrelación personal o social se refiere. Comparto totalmente la sensibilidad de Joana porque la injusticia es lo que nos tenemos que tragar todos los días. Pero frente a esta hay que luchar siempre y no perder ese tipo de sensibilidad que es lo que nos define como seres humanos y humanitarios.
Ser sensible no es un defecto (faltaría más), es una virtud. Pero como todas las virtudes, si uno va diciendo que las posee, les resta todo su valor, ya que el que lo oye, en principio empieza a desconfiar. Puro sentido común. ¿No os parece?
Saludos cordiales a todos.

1:05 p. m.

Publicar un comentario