Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Poco nuevo que decir

Una semana rara (una más). Rara, en este caso, porque pese al estrés laboral, la cosa ha ido bien, incluso diría que muy bien. De ahí lo raro porque en lo demás, una semana en que, de nuevo en lo personal, tampoco aporta ninguna novedad: un razonable equilibrio de nuevas ilusiones y nuevas decepciones. Entiendo que mi vida va siendo un poco de eso, a cada nueva ilusión le acompaña una nueva decepción. Como si alguien se hubiera empeñado en "ponerme la pierna encima" para no darme un período de una cierta tranquilidad e incluso "felicidad". Sobre esto, aún recuerdo los buenos deseos que tuvo cierta persona para conmigo hace dos años y pico: "que seas muy feliz". Felicidad, ¿qué es?, ¿existe?. Tengo claro que no. Como mucho tienes momentos alegres, animosos, con una cierta euforia, como los que vivo ahora en el trabajo. Se trata de aprovecharlos porque a cada uno de ellos le suceden, más tarde o más temprano... momentos que te quitan toda esperanza en el género humano y aún en la vida.

Y a todo esto, la campaña electoral ya ha empezado. Ya sólo faltaría que después de todo, ganaran los peperos.

 
 
 
 

Publicar un comentario 1 volutas:

Joana dijo...

La felicidad.... una bonita y deseada palabra.
Para mi, con permiso, está formada de momentos, de instantes, pero nos empeñamos en hacer con ella algo permanente.
Hay que tomarla como a un/a buen amante, gozarla cuando llega y no pensar que va a marcharse.
Ánimo guapetón!
Petonets.

9:52 a. m.

Publicar un comentario