Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Dependencia emocional y otros conceptos afines

Como en este blog no nos mojamos con nada en concreto, sino que "entre volutas" no dejamos "títere con cabeza" os propongo hoy un tema del que probablemente habréis oído hablar muchas veces y hasta ... quizás lo hayáis vivido (en uno u otro lado). Se trata del concepto psicológico de la dependencia emocional, codependencia, narcisismo, y otros conceptos relacionados. Recientemente he vivido experiencias análogas a las que se explican en el texto que sigue. A priori os diría que las he visto "desde la otra parte", como persona no afectada que debe convivir con alguien de las características descritas, pero en el fondo, ¿no estamos todos un poco mal?. Como decía Aldous Huxley: "el conocimiento de las enfermedades progresa tanto y tan rápido, que cada vez va a ser más difícil encontrar a alguien que esté completamente sano".

Os dejo pues con el texto. Creo que aclara muchos conceptos. Su autor es un psicólogo y psicoterapeuta valenciano, especialista en estos temas, cuyo nombre es Jorge Castelló.

Saludos.

"La dependencia emocional es un concepto utilizado con cierta frecuencia, pero que no ha sido claramente delimitado ni estudiado. En el presente artículo se propone analizarlo en profundidad. Primero, se revisarán conceptos afines como apego ansioso, sociotropía, personalidad autodestructiva, codependencia o adicción amorosa. Se analizarán los paralelismos y las diferencias que presentan con la dependencia emocional obedeciendo a un doble fin: (1) profundizar en ella sirviéndonos de las similitudes con dichos conceptos, y (2) delimitarla considerando las discrepancias, ya sean de contenido o de perspectiva. A continuación se detallarán las características que posee el mencionado constructo, que se define como un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir desadaptativamente con otras personas, y se formularán hipótesis etiológicas fundamentadas en las relaciones afectivas frustrantes y perturbadoras existentes en la historia de estos sujetos. Finalmente, se efectuarán consideraciones sobre la ubicación de la dependencia emocional en los sistemas de clasificación psicopatológica actuales, y se propondrá la creación a tal efecto de un trastorno específico de la personalidad. La citada propuesta nosológica nos conduciría al logro de una entidad propia y a una delimitación clara del citado concepto, de forma que dejaríamos de asimilar los problemas de estos pacientes a los esquemas teóricos y clínicos propios del apego ansioso, la sociotropía, la personalidad autodestructiva, la codependencia o la adicción al amor, que, como mostraremos, no son enteramente satisfactorios. "

sigue ...

Y aquí, un enlace interesante.

 
 
 
 

Publicar un comentario 9 volutas:

Trini dijo...

Yo sí creo en la dependencia emocional, yo misma la he vivido durante mucho tiempo ahora aunque sigo dependiendo voy corta de emociones...

También conozco muy bien el chantaje emocional que no sé si será una enfermedad, pero sí sé que pone enfermo a el que ha de soportarlo.

Saludos.

11:03 p. m.

Jordi dijo...

Yo creía que estaba sanísimo pero después de leer esto ya no estoy tan seguro. Muy buena la cita de Huxley: seguro que al final encuentro un cuadro médico que defina mi trastorno mental...

(por cierto, ¿ya has salido de la habitación azul?)

11:48 p. m.

Pipero dijo...

Trini, la línea que distingue el transtorno de lo que es una relación amorosa "sana" es muy fina. Hay que ir con cuidado de no traspasarla. Por lo que yo he sufrido, la persona dependiente emocional para seguir manteniéndose ligada a aquella persona de quien depende no duda en acudir a lo que llamas "chantaje emocional".

Jordi, reitero lo de antes. La separación es fina. También puede ocurrir que una persona dependiente se líe con una narcisista o una co-dependiente. Bien!... mejor para ellos... como dice el texto que os propongo.

De la habitación azul?...uff, mañana lo intento, lo juro!... Pero calla!, si no, quienes no te hayan visitado pensarán que estamos hablando de una habitación "acolchada"...JEJE

12:00 a. m.

Esther Croudo Bitrán dijo...

Concuerdo con Jordi, muy buena la cita de Huxley...por ello ya pasé por eso de analizarme mucho...mejor VIVO.

Dependencia emocional...totalmente.

6:46 p. m.

Pipero dijo...

Si se está bien como se está, Esther, desde luego que no hay que analizar nada, hay que vivir, simplemente. Si no se está bien, sí que hay que analizar y averiguar qué está pasando...
Aldous Huxley y sus frasecitas...
JEJE

Saludos.

8:08 p. m.

Gacela dijo...

Como seres sociales que somos, todos dependemos un poco de nuestros afectos, que son sin duda un ilar fundamental en nuestras vidas. Pero cuando la autoestima se tambalea y sentimos que no aportamos nada en nuestras relaciones, que las necesitamos pero nadie nos necesita a nosotros... cuando perdemos de vista que también nuestra companyía es valiosa para aquellos que la disfrutan, se abre la puerta de muchos problemas.

También es problemático cuando en vez de tener muchas columnas sobre las que se sustenta nuestra felicidad, nuestra vida, tenemos my poquitas. Entonces se ven obligadas a soportar demasiado peso, y sobrecargamos de responsabilidad a los duenyos de esas columnas...

Tener relaciones sanas y enriquecedoras con nuestros afectos no siempre es fácil, es un camino del que siempre aprendemos, per hay que recorrerlo poco a poco.

2:33 a. m.

Pipero dijo...

Lo has explicado la mar de bien, gacela. Efectivamente es así. La baja autoestima hace que los que la padecen "siempre se vean de menos" respecto a sus parejas o cualquier relación que establezcan. Nunca se ven como personas valiosas. Los que podemos querer a estas personas, por más que nos esforcemos en hacerles ver lo importantes que son para nosotros, raras veces, si el problemas está muy enquistado, conseguimos devolver un cierto equilibrio a la relación. Por otra parte, estas personas, que sí, se sienten ayudadas en su problema si tienen a alguien comprensivo a su lado, se apoyan más y más, y controlan al máximo los movimientos del otro, lo cual puede llegar a cargar muchísimo. El problema se complica cuando, pese a todo, estas personas no reconocen la dimensión de su problema, lo confunden con "un gran amor" y no buscan las necesarias ayudas profesionales para retornar a un estado más equilibrado.

Qué gran mal hacen los culebrones o ciertas canciones de amor!

11:53 p. m.

藤原 弓美 dijo...

Jodido el tema de la dependencia emocional, y qué razón tienes...

3:09 p. m.

Pipero dijo...

Desde una reciente experiencia que pasado ODIO PROFUNDAMENTE ciertas canciones y ciertos cantantes...

6:44 p. m.

Publicar un comentario