Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Nunca me había ocurrido

Ya hace 5 meses que inicié mi andadura como blogger. En este tiempo he ido creando mi propio estilo y creo que ya lo tengo más o menos definido. Mi estilo es el de un diario, un diario de lo que pasa en mi día a día y que me afecta directamente, o a personas cercanas o que simplemente ponen en contexto de la actualidad, en particular política, del día. Quizás algún día, dentro de unos años, repase este blog, y pueda rememorar estas historias ciertas. En ese sentido también coloqué casi desde el primer día en la "cabecera" de cada post una lista de recursos -efemérides- de lo que había pasado en el mismo día del post pero en años anteriores.

A lo largo de estos 5 meses he hablado de ilusiones, de decepciones, en lo personal, en el trabajo, de cómo me encontraba, o, de la actualidad (como he comentado), de mis gustos y manías y hasta he hecho un cuento navideño (o simulacro). Hoy me cabe hablar de algo que me pasó la madrugada del miércoles pasado, que podría indicar que los efectos del pasado 2005, todavía no habían acabado del todo. De algo que nunca me había ocurrido y que algún efecto me va a producir, como si mi nombre auténtico fuera Pipero Scrooge (en honor a mi reciente post del cuento navideño). Mi post del mismo día, realizado in extremis va del tema. Quizás dentro de un tiempo me sirva para recordar la primera vez que me pasó esto y espero que la próxima, tarde en venir, pues os aseguro que se pasa muy mal.

La cuestión es que la madrugada del miércoles estaba durmiendo aparentemente de forma plácida, cuando, de repente, hacia las 3 y media me desperté súbitamente. No recuerdo ningún sueño, ni agradable ni desagradable, pero lo cierto es que noté una fuerte opresión en el pecho, palpitaciones, falta de respiración y una sensación de que, primero, no sabía donde estaba y segundo, me iba a morir en unos minutos. No estoy dramatizando, realmente tuve esa sensación. Recuperé algo de serenidad y encendí la luz. Seguía con respiración dificultosa y con la misma sensación de opresión pero mi mente empezó a funcionar: reconocí donde estaba y, pese a los síntomas, empezó a ser evidente de que no era un infarto (no tenía dolor de costado izquierdo, brazo o axila y no tengo ningún tipo de antecedente ni predisposición a la enfermedad cardíaca). Me incorporé y levanté de la cama, mirando al techo de mi habitación y aspirando el aire con fuerza, a la vez que sondeaba si mis miembros respondían. Noté que el sudor me corría por el cuerpo. Me fui al lavabo y me refresqué. Estaba algo más aliviado pero seguía persistiéndome la sensación de que podía no pasar de esa noche. Aire, necesitaba más aire. Abrí la ventana y aspiré el aire frío de la noche. Iba recuperando algo de tranquilidad. Poco a poco, volví a mi cama, me acosté, encendí la radio y ví que todo seguía normal (las 4 de la madrugada, las noticias). Cerré los ojos, intenté llevar una respiración más acompasada, la frecuencia cardíaca había descendido y, tras unos 10 minutos apagué la luz y pude volver a recuperar algo de sueño.

Me desperté como cada día, hacia las 8, con la sensación de que pudiera no haber pasado de esa noche, que me sentí lo más cerca que me he sentido nunca de la muerte. Esa sensación me acompañó todo el día, pero por fortuna tengo buenos amigos y conocidos que han pasado por experiencias similares y que me reconfortaron. Reconocí lo que me había ocurrido: un ataque de angustia, que es una situación de ansiedad extrema, previa a la depresión. Aún estoy por analizar y ver qué me llevó a esa situación que nunca había padecido y que no veo un motivo claro para que me ocurriera pero el caso es que así fue. Espero poder aprender algo de ello pero ir recuperando un estado de ánimo, digamos que "normal".

 
 
 
 

Publicar un comentario 12 volutas:

Lunarroja dijo...

Pipero... ¿estás bien?
Premonitoria la cosa, no?
Mucho ánimo. Y relájate, que la vida son dos días.

11:36 a. m.

Beth dijo...

Bueno.... hace...3años me pasó algo parecido, acabé en urgencias creyendo que me estaba dando un infarto: dolor agudo en la parte izquierda del pecho, pinchazos en el corazon,no podía casi respirar, sudor frío, casi no me mantenía en pie.... atake de ansiedad en toda regla (que no de angustia, sino de ansiedad, al menos es lo que me dijeron los médicos. Uhmmm Querido y apreciado Pipero, bájese de la vida por un momento, reflexione, mire lo que está mal no cuadra o encaja y... a darle un giro.Que, al fin y al cabo... son dos días.
Mil y un besos

11:53 a. m.

Isthar dijo...

Quizá pueda ser consecuencia de un cúmulo inconsciente de situaciones que se te han ido acumulando.

Intenta dilucidar si hay algo que te angustia o te hace estar más agobiado de los normal sin saberlo. A veces también puede ser por cansancio. Lo importante es que te relajes y te tomes las cosas con calma ¿vale? :)

Un abrazo

3:47 p. m.

emejota dijo...

Las crisis de ansiedad son muy puñeteras. Yo llevo 2 años conviviendo con ellas y no termino de acostumbrarme (ellas por lo visto, sí)

Animo

3:15 a. m.

Pipero dijo...

lunarroja: gracias lunarroja, sí, voy estando mejor. Cuando escribí el post de la angustia, era porque lo acababa de pasar y todavía estaba bajo los efectos. Fue un arranque "racional" de explicar lo que me pasaba. Lo escribí el miércoles por la tarde y no volví a meterme en el blog hasta el viernes por la noche. El jueves estuve un poco "out" de todo.
beth: gracias, no hay como saber de personas que les ha pasado algo similar, ataque de ansiedad, angustia, pánico, en algunos casos son sinónimos, en otros hay solo una fina línea que los separa.
isthar: Gracias, pienso que es sobre todo un tema de sobreesfuerzo durante todo el año pasado, que al encontrar un momento de relativo relax, en las vacaciones, toda esa "energía" acumulada, ha salido a la superfície.
Emejota: Gracias, a veces es muy reconfortante saber que no eres el único al que le pasan estas cosas.

10:42 a. m.

Jordi dijo...

No postees tan seguido, eso puede tener algo que ver con tu ataque de ansiedad ;)

No, en serio, recupérate y cuídate hombre, que la salud es lo primero y las pipas vienen después...

11:18 a. m.

Pipero dijo...

Tienes razón Jordi. No, no suelo postear muy seguido, pero las dos últimas semanas, al estar más liberado de trabajo y no haber salido de la ciudad, reconozco que sí que lo hice. En cualquier caso quizás sea un factor más pero no el único.
Gracias por el apoyo.

11:51 a. m.

藤原 弓美 dijo...

Respire hondo e intente no estresarse hombre! Que hay que llegar al final muy tarde y no ahora, y en un estado potable...

1:27 p. m.

Pipero dijo...

Eso, eso... si es lo que digo yo!!. Gracias, me siento como un exhibicionista habiendo sacado mis "vergüenzas" al aire....
En cualquier caso gracias a todos.

3:09 p. m.

Anónimo dijo...

La verdad es que alivia mucho ver que hay tanta gente con esa sensación. Llevo un par de semanas yendo al médico por dolors en elpecho. Me dicen que no tengo nada. Me han hecho 3 electrocardiogramas, una placa de Rx en el tórax y aún así sigo agobiado. Ya he pedido hora para el psiquiatra. Así esdificil vivir. ¿os ha pasado alguna vez?
Pepus

11:36 p. m.

Anónimo dijo...

Llevo varias semnas visitando médicos. de repente siento dolor el la parte del corazón. Me han hecho 3 electros y una radiografía del tórax y no tengo nada. pero de vez en cuando me vuelve la angustia. Me han recetado ansiolíticos que me calman temporalmente pro creo que para curarse hay que ir al psiquiatra o al psicologo. ¿que opinais los qur habeis vivido situaciones similares?
Pepe

11:39 p. m.

Pipero dijo...

Pepe (o Pepus), los ansiolíticos sin duda ayudan, pero no curan. Lo mejor y lo que te recomendará cualquier psiquiatra (más recomendable que los psicólogos), es algo combinado fármacos+cambios en estilo de vida. Si como parece, lo que tienes es un ataque de angustia, es que tu cuerpo te está avisando... y hay que hacerle caso!

11:49 p. m.

Publicar un comentario