Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Casi 11 años han pasado...

...no la había visto en todo ese tiempo ni mantenido ningún tipo de contacto. No tenía ganas, sobre todo después de que ella lo quisiera así: "no hay nada de que hablar", "podemos seguir siendo amigos", frases de esas con la que te martillean los oídos y que tanto daño hacen cuando ya hace tiempo se había superado la fase "ser amigos" y se esperaba que hubiera la suficiente confianza "como para hablarlo". La odié, ¿por qué no reconocerlo?, sobre todo por la actitud de "dejarlo correr como si no hubiera pasado nada". Y era un odio por el silencio obligado y por el "ninguneo" a la confianza que supuestamente había existido. También me odié a mí mismo, pero eso se da por supuesto en el proceso depresivo que te da... "cuando te dejan". Por suerte, tiré adelante... A todo esto, la sensación de impotencia que me había provocado el no tener opción a hablar me obsesionaba, "¿qué haré cuando la vea?" (cosa en principio no complicada dada la cercanía del lugar donde vivimos y la existencia de una profesión común), "no sé si no podré resistir decirle cuatro cosas"... A todo esto, los años han ido pasando y muchas cosas han pasado en este transcurso de (nuestras) historias. Me enamoré también como supongo ella lo habrá hecho. Hemos ido perfilando nuestras carreras profesionales. Sobre todo, he aprendido a conocerme a mí mismo y a tener más sentido autocrítico. Alguna vez me decía a mí mismo, medio en serio medio en broma, "si la veo igual nos vamos a tomar unas cañas y explicarnos la vida"... El caso es que hoy, casi 11 años después, la he visto...

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

Lunarroja dijo...

¿Y...? ¿Cómo te sientes?
A mí me pasó hace poco tiempo. Después de más de diez años sin saber nada el uno del otro, nos encontramos casualmente.
Desde entonces, hablamos de vez en cuando. Incluso nos hemos visto.
Pero sigo pensando que las ex parejas deben quedarse ahí, en el capítulo de ex. Yo no elegí a esas personas como amigos, las elegí de otra manera.
Quizá es que no estoy muy evolucionada en ese sentido. Creo que no hay recetas mágicas y que cada cual debe actuar como mejor se sienta, pero yo prefiero no tener amistad con mis ex.

11:24 a. m.

Pipero dijo...

Lo primero, sorpresa. Pese a que pensaba que algún día, por probabilidades, me la tenía que encontrar, no dejó de sorprenderme. Lo segundo es que han pasado muchos años y, realmente, vale aquello de "el tiempo todo lo cura", por tanto no le guardo ningún rencor, como supongo que ella mí si es que siente que le debo algo, y lo tercero es que, pienso como tú, como mínimo con esta ex, no tengo ningún interés en tener ningún tipo de amistad (tampoco enemistad, obviamente), pero lo pasado, pasado está.

11:58 a. m.

Publicar un comentario