Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

¿Es malo ir limpios y oler bien?

Evidentemente, no sólo no es malo, sino que la higiene junto con los avances en Medicina, son los principales "responsables" del gran aumento de esperanza de vida en la Edad Moderna. Aún así, me temo que, como casi siempre en esta vida, hay pocas verdades "absolutas".

El exceso de higiene que forma parte de nuestras vidas en la actualidad podría estar directamente relacionado con el aumento de las alergias, según ha informado un pediatra de la Universidad de Michigan. "Es la llamada hipótesis de las alergias", según Marc McMorris, un médico especializado en alergias citado por esta universidad norteamericana. "Hemos desarrollado un estilo de vida más limpio, y nuestros organismos ya no necesitan luchar contra los gérmenes de la misma manera como lo hacían en el pasado", añadía. Como resultado, según McMorris, "el sistema inmunológico, en vez de combatir la infección, desarrolla más tendencias alérgicas". Actualmente las tiendas, supermercados y farmacias ofrecen más de 700 productos para uso casero que contienen bactericidas, y van desde jabones para manos a cepillos de dientes, aerosoles, detergentes y prendas de vestir o de cama. La limpieza se ha convertido en algunos casos en una obsesión, según McMorris, y recordaba que el sistema de inmunidad del cuerpo está diseñado para combatir las infecciones causadas por bacterias, virus y parásitos, pero también reconoce sustancias externas al organismo y elementos causantes de alergias. Más info aquí.


Por otra parte, en estudio científico publicado recientemente en la revista científica Journal of Inorganic Biochemistry, apunta la posibilidad de que el uso frecuente de desodorantes con efecto antitranspirante propicie la aparición de casos de cáncer de mama. Esa hipótesis es fruto de una investigación que se llevó a cabo con 17 mujeres a las que se les había sometido a una mastectomía en el hospital de Wythenshawe, en la localidad inglesa de Manchester. Los tejidos mamarios de estas mujeres presentaron elevados niveles de aluminio, sustancia que compone el 90 por ciento de los agentes antitranspirantes de la mayoría de los desodorantes que tratan de evitar la sudoración. Se observó que las mayores concentraciones de aluminio, sustancia que estudios anteriores han relacionado con el cáncer de mama, se encontraban en la zona del pecho próxima a las axilas, en la que generalmente se aplica este tipo de productos y donde se detectan la mayoría de tumores de esta clase. ¿Alguna relación causa-efecto entre el uso del desodorante y la aparición del cáncer?... sólo el tiempo y una investigación rigurosa lo demostrará. Más info aquí.

 
 
 
 

Publicar un comentario 0 volutas:

Publicar un comentario