Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Los límites de la ciencia

Hacer ciencia consiste en observar, ser curiosos y preguntarse cosas. A partir de ahí y la información previa que sobre el tema de las preguntas que nos hagamos exista, toca plantearse hipótesis. Después viene la verificación de esas hipótesis con experimentos. Hasta ahí, ningún problema, sobre todo a nivel intelectual. A ese nivel, el verdadero intelecto radica en eso, y no dar nada por supuesto sino hacerlo todo verificable a nivel experimental.

James D. Watson, co-descubridor con Francis Crick de la estructura del ADN, es el prototipo de investigador científico siguiendo ese modelo, pero, ¿hasta dónde?. Hace poco, Watson nos sorprendía con una más de las controversias a él vinculadas. Si no está muy claro como consiguió ese descubrimiento, utilizando datos de terceros no publicados, las mayores controversias las han motivado sus afirmaciones (poco científicas, poco verificadas) sobre la superioridad de la raza blanca y, más aún, del sexo masculino, en relación a la inteligencia. Estricta e intelectualmente, preguntarse qué raza o qué sexo es más inteligente, es una pregunta, intelectualmente interesante, aunque dudo de la "procedencia" de tal tipo de investigaciones. NOTA: Cuando hablo de "procedencia" hablo de "procedencia ética".

Es cierto que existen diferencias biológicas entre razas y también existen diferencias biológicas en cuanto a sexos. La "raza" (aunque el concepto es un poco difuso hoy en día) y el sexo masculino o femenino son aspectos que pueden conferir unas ciertas "ventajas", siempre hablando en términos biológicos. De todas maneras cuando la pregunta es "quien es más inteligente" es cuando comienzas a ver el sesgo al que puede llegar tal tipo de investigaciones. No olvidemos que los científicos se hacen preguntas y a partir de las hipótesis planteadas, comprueban. Pero para realizar esas comprobaciones, los científicos dependen de subvenciones económicas, sean públicas o privadas. ¿Quien puede tener interés en tal tipo de investigaciones?. Dado que lo que nos hace humanos es la inteligencia, saber qué raza o qué sexo es más inteligente sólo puede tener un objetivo y es establecer "niveles humanos", diferentes eslabones entre el mono y el ser humano. Creo que si intelectualmente es planteable la pregunta, es poco o nada deseable encontrar la respuesta. Menos aún es deseable que un científico de prestigio haga afirmaciones no comprobadas encaminadas a marcar esos "niveles de humanidad" que busquen el enfrentamiento entre seres humanos.

 
 
 
 

Publicar un comentario 3 volutas:

Yorka dijo...

Realmente lo que nos hace humanos es la inteligencia? O más bien es la consciencia? Hay ordenadores inteligentes, pero hasta donde yo sé todavía no son conscientes de que lo son ni de lo qué son. ¿Es el Sr. Watson consciente de la repercusión de sus investigaciones (al parecer tan poco comprobadas), las subvencione quien las subvencione? Realmente es útil bajo el punto de vista estrictamente científico saber quien es más inteligente? No olvidemos que la inteligencia, al igual que la belleza, se va perdiendo con el paso de los años, entonces, por qué está tan sobrevalorada, cuando muchas veces se aplica tan mal y de manera tan poco "inteligente" aún estando en plenitud física e intelectual? La respuesta que se me ocurre es que somos humanos y por tanto imperfectos por mucho superdotado que exista o que se crea que lo es.

La edad pesa, pese a quien le pese (sobre todo al Sr. Watson).

9:40 p. m.

Piluky dijo...

Ya en el siglo pasado se hacían test de inteligencia y demás experimentos, amañados por supuesto, para mostrar que la raza blanca era superior.

Desde luego, opino que esto está más allá de las motivaciones científicas y queda dentro de la búsqueda de poder.
Si es la inteligencia la que nos hace humanos, los más inteligentes serán los más dignos portadores de la razón de la especie (o vete a saber qué tipo de eslogan se tienen creído). Con ello se justificarían a sí mismos (que, casualmente son de la raza/sexo superior) para ejercer el poder. Y si los demás dicen lo contrario no hay que hacerles caso, pues son inferiores.

De cualquier modo, no creo que sea posible demostrar científicamente que una determinada raza o sexo tenga una inteligencia superior. Si ni siquiera existen formas que midan esto con exactitud en un individuo...

Puede que mis ideas parezcan dignas de una teoría conspirativa, pero creo sinceramente que quienes hacen esto (los que dan la cara y los que están "por detrás, pagando o dando ideas) lo hacen por pura ambición. Lo que aún no sé es lo que traman conseguir después de esto.

Lo mismo me equivoco del todo...

Perdona por el comentario tan largo, pero es que necesitaba desahogarme.
Un abrazo.

2:21 p. m.

Pipero dijo...

Gracias a ambas por vuestros comentarios. Piluky, no hay nada que perdonar. Este es un post "de reflexión" que busca eso. No, no es posible verificar científicamente que una raza (o sexo)es superior a otra en cualquiera que sea el aspecto a estudio, de la misma forma que no se puede garantizar al 100% que un medicamento funcione en todos los seres humanos. Ahí va el tema de "las verdades, las mentiras y las estadísticas". Aún así sí se puede estudiar con márgenes de error más o menos grandes, aspectos determinados que nos diferencien como humanos. Ni que decir tiene que la selección de los sujetos es importante. Ni que decir tiene que la "n" (el tamaño muestral) se dispararía notablemente. Ni que decir tiene, como sugería en el post y también lo indicáis ambas, que quienes sufragaran este tipo de investigaciones quedarían inmediatamente retratados...

Dadas todos estos "niquedecires", qué propósito tienen las afirmaciones de Watson?...

2:34 p. m.

Publicar un comentario