Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Sobre Babilonia, los salacots y los viajes "last-minute"

Esta tarde, un poco más animado tras una sobremesa acompañado de un tabaco nuevo (o al menos para mí), el medium navy-cut Capstan. Me ha parecido un poco "plano", un buen Virginia, con un ligero gusto a frutos secos, pero poco más. Pero bueno, siempre es de agradecer si ha sido en buena conversación con J.B., "conspirando contra el mundo".

Me ha agradado ver la visita de alguien que lleva mucho más tiempo que yo en esto de los blogs y que es una auténtica maestra de ésto. Os recomiendo su visita y os muestro la puerta a su mundo.
(Por cierto, la imagen corresponde a la "puerta de Ishtar" fielmente reproducida, reconstruida y recreada en el Museo Pérgamo de Berlín.... quizás de las pocas maravillas babilónicas salvadas del desastre en Irak).

Referirme a los salacots de mis amigos pues no es más que un gesto de mi profunda envidia ante alguien que se ha pasado 22 días (M.E.) y 17 días (L.M. y S.B.) en Tanzania. Les envidio pues yo me he pasado mis 22 días de vacaciones "lamiéndome las heridas" después de mi fracaso con M.K. mientras éllos gozaban viendo elefantes, cebras, leones en vivo (no como los del museo Pérgamo), monos "robabocadillos", pájaros kamikaze "roba-peras", o disfrutaban agotándose a casi 5.000 metros de altitud en el ascenso al Neru, mientras rangers y porteadores, alquilados por 3 días iluminaban las noches sin luna con sus blancos dientes, etc, etc... todo éllo "al módico precio de ...". Pero descuidad, que esas vívidas impresiones que quedan después de intentar dormir bajo mosquitera fácilmente atravesable por esos bichejos, amenizados por monos aulladores, hipópotamos en celo, o cánticos de los porteadores dirigidos hacia el "cazador blanco", son impagables. Yo creo que si alguna vez tengo nietos explicaré estas cosas, ... ¡aunque no las haya vivido nunca!

¿Y qué decir de J.M.V. (y M.P.)? Nada hay mejor que dos meses antes de agosto, intentar acompañar a M.E. a Tanzania (parece que está muy de moda ese país). Ante el poco éxito conseguido, nueva decisión a un mes de iniciar las vacaciones: "nos vamos a Jordania". 15 días antes: "nos vamos a Siria". Finalmente, un minuto antes de iniciar el viaje: ¡Ribera Maya!

Realmente les envidio por los maravillosos viajes, por las experiencias vividas, por el dinero gastado (¡quien lo tuviera!) y por la maravillosa improvisación. Yo sólo puedo decir que la lisozima de mi saliva ha curado algunas de mis heridas.

¡Bueno! digamos que este breve resumen ha sido la primera parte, la introducción. se avecinan nuevos episodios en forma de presentaciones multimedia, diapositivas tradicionales o albúmes de fotos de 2 toneladas de peso, con un acopio de valioso material fotográfico.

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

Isthar dijo...

Y ahora somos dos quienes nos morimos de envidia (y a este ritmo nos envenenaremos) porque ocasiones de realizar viajes así no se presentan todos los días. Quién tuviera la ocasión y el dinero. Con gusto lo gastaría yo viajando, conociendo lugares nuevos, culturas diferentes, paraisos donde perderme... esas son experiencias que no podrán olvidarse nunca.

¿Ves? Mi envidia empieza a ser menos sana que al principio :P


PD. Mil gracias por el detalle histórico. Llevo tiempo recopilando toda la información que encuentro acerca de Isthar (tengo un amigo que me trajo una postal de la puerta de Isthar cuando pudo ir a verla al museo). Gracias sobre todo por la sonrisa que me has dibujado :)

10:16 p. m.

Pipero dijo...

Si es que somos malas personas!!! ;-) (es broma... o no?). Con mi exposición, aparte de más o menos "coñera" quería expresar diferentes formas de plantearse el hecho de viajar: 1) no viajar por múltiples motivos (no tienes pasta o no tienes humor para hacerlo), 2) viajar a un sitio de moda por poder explicarlo después (caso de L.M y S.B.), 3) querer hacer lo mismo pero con menos pasta, lo cual te obliga a confiar en los viajes "last-minute" y finalmente viajar a un sitio porque realmente te apetece (has soñado con él durante años, caso de M.E. o te apetece porque sí, sin más condicionantes). Sin duda que me quedo con esta última opción.

Uno de los sitios donde sí he viajado ha sido Berlín, ciudad que te recomiendo. Las antigüedades babilónicas y sumerias de ese museo son extraordinarias y verlas allá es cuando te planteas las bondades de "cierto" expolio cultural (si los gobiernos alemanes no se hubieran llevado estos restos, quizás los yanquis los hubieran pisoteado con sus tanques).

10:24 p. m.

Publicar un comentario