Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Crónicas pipero-vacacionales: La casa - 1

A las 3-3:30 de la tarde de un sábado de finales de Julio hay mucha tranquilidad en un pueblo como V. Sobre todo si no han venido todavía el grueso de turistas y veraneantes, sobre todo siendo sábado, sobre todo teniendo en cuenta que al Sol, sus buenos 40-45 grados no te los quita nadie, además con pocas posibilidades de refrescarte como no bajes al río o te metas un chapuzón en los lavaderos o en el abrevadero. Hénos aquí, que estábamos delante de la casa, la casa de la familia desde hace? no llega a 100 años. La casa tiene más de 400 según consta en los archivos municipales y se mantenía en muy buen estado, con pocos arreglos hechos en ese período de tiempo. Aún así, hace unos 5 años pedimos presupuesto a dos de los posibles paletas (y equipos) del lugar y, yo no sé si es que las prioridades son las "casas de Dios" antes que las de los humanos (en este tiempo se dedicaron a arreglos diversos en ermitas y la iglesia del pueblo), pero hemos tardado 5 años en ver la casa arreglada.

Lo primero que sorprende es la fachada. Quien la hubiera visto hace un año y comparara con la visión actual probablemente quedara impactado. El cambio es radical. Rápidamente destacan dos cosas, la piedra y la madera. La piedra pues 2/3 de la fachada han dejado la piedra original a la vista, con lo cual el aspecto "encastillado" es notorio. La piedra vista queda muy bien, y además se ensucia menos que una fachada enteramente encalada. La madera es el otro elemento fundamental, destacando, de abajo a arriba la puerta principal, el balcón del primer piso y el del segundo (que nunca existió) y la nueva ventana de un hasta ahora inexistente baño en el segundo piso). Para rematarlo, el nuevo tejado queda reforzado por un alero con un trabajo increíble y espectacular de madera con canecillos y "similar a gárgolas", aunque la función de éstas queda evitada por un canal de cobre para desaguar el exceso de agua o la nieve fundida, por el lateral. Toda la madera es clara, de pinos albares de la región, madera sin mácula, excelente, del mismo tipo que las vigas del interior, que han resistido tantos años como la propia casa.

 
 
 
 

Publicar un comentario 1 volutas:

Andromeda dijo...

Qué sorpresa!! Pudiste encontrar un huequito para contactar con nosotros!!Me alegro.

Si la fachada de la casa es la que muestras en la foto, se ve "relinda" como diría una amiga. Y supongo que por dentro debe haber quedado expectacular. Ahora, a parte de cualquier otro arreglo o detalle que os falte, lo que queda es disfrutarla todo lo que podáis.
" Al pueblo" deberíamos ir aunque bien fuera tan sólo una semanita. El aire puro que renueva nuestros pulmones y nos desestresa, la naturaleza que nos abraza, los recuerdos que nos invaden...... es otro mundo que pasa ante nosotros a un ritmo mucho más lento...parece como si hubiera horas para pensar, charlar con la gente, distenderse e incluso aburrirse!!

Aprovecha mi querido amigo,

Un besote,

12:28 p. m.

Publicar un comentario