Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Una semana rara...

De trabajo, de mucho trabajo, pero también de esperanzas profesionales interesantes para el 2007. De discusiones con un colega con dolor de muelas que luego pidió "mil perdones" (pese a que raramente se disculpa nunca de nada), aunque mientras, "ahí ha quedado". De reencuentros, primero con un ex-colega de trabajo con quien se podrá colaborar, a distancia (cada uno en su trabajo) pero colaborar en futuros proyectos, y luego también reencuentros con dos colegas de promoción universitaria, que hacía 15 años que no veía. ¡Qué cosas!. En particular estos dos últimos me han dejado un poco con sensación de... "para unas cosas apenas pasa el tiempo pero para otras...". Me alucina ver que el culto a lo astrológico, la numerología y "disciplinas afines" llega incluso a la órbita de gente que, como yo, ha estudiado una carrera de ciencias y que llegan a decidir cuando iniciar tal o cual acción, en función de si el día, numéricamente, es favorable (!). ¡Qué cosas!.


En lo personal, semana en la que he tenido dos visitas en mi nuevo piso, la del casero a quien le ha encantado como está después de que me lo alquilara. No sé si estar contento por este motivo o incluso preocupado. También me ha visitado uno de mis socios el cual con su característica socarronería me ha dicho que le ha gustado mucho y con ello nuevas incógnitas se ciernen sobre mis ideas en decoración. Finalmente también he presenciado los conflictos no resueltos entre dos amigos y los esfuerzos de uno de ellos por hacerle entender al otro su hasta ahora "callada protesta". A veces pienso que si fuéramos todos más maduros (yo me incluyo) debiéramos someternos a sesiones de "catarsis", como digo yo, en las que por unas horas nos dijéramos todo lo que nos guardamos entre amigos, socios, pareja, etc... y que por no herir, efectivamente, no decimos y es cosa que a la larga, puede fastidiar una amistad. ¡Las cosas claras y, dado que es de general aprecio la sinceridad, que se note y que por un día, ésta reine!

En fin, una semana rara que sólo puedo atribuír a la conjunción del retorno postvacacional (¿dónde están las navidades?) y por este calor tan exagerado que está haciendo estos días. Espero que sea verdad, y que la semana que viene, con el frío que nos llega, todo se normalice un poco.

 
 
 
 

Publicar un comentario 2 volutas:

Lunarroja dijo...

De momento, en Madrid, de frío nada. Llevan días anuciándolo y nada de nada.
Clima raro, semana rara, sinceridades raras (por lo que te leo)... ¿te das cuenta que vivimos en épocas raras?

10:35 p. m.

Pipero dijo...

Ciertamente, luna, ciertamente, pero es la época que nos toca vivir. A partir de ahí, que nosotros mismos nos hagamos "raros" sólo depende de nosotros mismos.

2:56 p. m.

Publicar un comentario