Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Crónicas pipero-madrileñas - 6: Mi "cita a ciegas" vespertina

La tarde-noche del sábado pasado fue de "agenda apretada". Tras regresar al hotel, en Tres Cantos -por cierto, bonito pueblo y confortable hotel- ducha y un rato de descanso que no llegó ni a siesta, pues con el "tute" de la mañana, uno ya estaba un poco "pa l’arrastre" pero el plan del día todavía no se había acabado. Mis amigos en Tres Cantos me habían recomendado una librería especializada en cine, la "8 y medio" cerca de la calle Princesa. Como no disponía de demasiado tiempo y no me apetecía ir a "cortesingleses" o "efenaques", cosa que puedo hacer perfectamente en Barcelona, preferí ver algo diferente. No recuerdo que haya librerías especializadas en cine en Barcelona por lo que creo que vale la pena ir a lugares como éste (si te interesa el cine, claro!).

Previo a todo eso, había contactado por e-mail en días anteriores con mi hasta entonces "colega virtual" R. y el mismo día, por vía telefónica, y en la conversación, quedamos en la librería en cuestión. Le he de agradecer profundamente el aceptar quedar en Madrid con alguien al que no había visto en su vida (una cita "casi a ciegas") y el proporcionarme parte de su tiempo, el hacerme de guía, mostrándome Madrid, desde otra perspectiva y, en general, su amable hospitalidad. Es curioso ésto. Cada vez más, la forma de conocer a otras personas no es un "cara a cara" sino de forma virtual. Yo, en principio es algo que no veo mal, siempre y cuando la relación sea limitada. Para mí una relación "a distancia" nunca puede aspirar a nada más que un "buen rollo" y poco más. En cambio cuando te ves "cara a cara" con tu interlocutor/a, ves como es físicamente, si responde a lo que habías imaginado, completas un poco tu imagen de esa persona y la relación puede evolucionar (o no)… Y no me refiero sólo a si es persona agraciada físicamente o no, me refiero, sobre todo a como acompañan palabras con gestos, qué grado de sinceridad hay en lo que alguien, a quien sólo has conocido virtualmente y por tanto de una forma que puede ser engañosa, pueda decirte. Ya se sabe "la cara es el espejo del alma" o "nuestros gestos nos traicionan" (aunque también pueden reforzar lo que decimos) y al revés, el sentido de lo que decimos, puede cambiar mucho si lo hacemos por escrito, o lo hacemos oralmente y con una obvia expresión física que lo acompañe…

Así, son habituales las decepciones cuando alguien se encuentra con otra persona en una "cita a ciegas", sobre todo si se había hecho una idea diferente de lo que encuentras: en lo físico (y circulan vídeos por Internet de patéticos programas de televisión al respecto), o, más frecuentemente, porque se vé que los gestos no acompañan a las palabras de la otra persona, porque no es sincera, porque esconde algo o, simplemente, porque, en realidad, poco hay que sea de interés en esa persona o ves que no le interesa lo más mínimo lo que puedas decir. También puede pasar que si vas con una actitud abierta pero un poquillo "escrutadora" te encuentres con una persona que adopta una actitud similar, es decir, mostrándose, pero, a la vez, guardando distancias (aunque sin exagerar). Para mí es lo natural y lo que cabe esperar en una persona prudente, eso y que sea "natural", que no "vaya de nada", vamos!.

He de decir que R. me dió perfecta muestra de ser de este último tipo de personas, con lo cual el rato fue la mar de agradable y espero poder repetirlo en otra ocasión, en Madrid o en BCN. Como supongo que me leerá, le quiero dar las gracias una vez más.

 
 
 
 

Publicar un comentario 3 volutas:

R. dijo...

Fue un sábado bonito.
Con converdaciones interesantes.

(Fue una pena que Madrid se quedara en apenas una calle... Al menos, esa calle tenía un palacio).

2:28 p. m.

Pipero dijo...

Efectivamente, R. Cierta tu apreciación. Un buen escenario a lo anterior.
Petons.

3:41 p. m.

verde dijo...

Me alegro por vosotros.. yo ya no me atrevería a tener una cita medio a ciegas. Creo que todo tiene su momento y el mío se me ha pasado, pero sí es una de las formas actualmente de conocer a gente, ya que llevamos una vida muy intensa.

4:59 p. m.

Publicar un comentario