Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Mi viaje a Islandia-2: Por el "Círculo Dorado"

¿Qué mejor manera de empezar una ruta por Islandia, que hacerlo al estilo "turista tradicional", pues eso. Así comenzamos el viaje, "comenzando por el comienzo", esto es, el llamado "Círculo Dorado" que son todas aquellas bellezas naturales de las que se sienten particularmente orgullosos los vikingos... perdón, los islandeses. La zona de unión de las placas tectónicas americana y eurasiática en Þingvellir, los géiseres de Haukadalur y la catarata Gullfoss forman parte de ese "Círculo Dorado", ¡y con justicia!.

Þingvellir fue declarado Parque Nacional en 1928 debido a su importancia histórica, así como por sus especiales características tectónicas y volcánicas. La deriva continental puede ser observada claramente en este lugar, visible en las fallas que atraviesan la región. La más grande de todas ellas, Almannagjá, forma un cañón de considerables proporciones. Esta es la causa de los habituales terremotos que se perciben en esta zona. El valle es uno de los lugares históricos más importantes de Islandia. En el año 930, el Alþingi, una de las instituciones parlamentarias más antiguas del mundo fue fundada aquí.


No muy lejos de Þingvellir se encuentra el valle de Haukadulur y con él el primer campo de "géyseres" del mundo. Primero, pues su actividad data del 1200, primero también, porque el nombre “géyser” proviene precisamente de la palabra islandesa "Geysir". Aquí, en Haukadulur tenemos varios géyseres de diferentes tamaños y agua caliente por todos los lados, aunque los dos más conocidos son el Geysir (el original) y el Strokkur. El primero puede tardar años en entrar en erupción pero cuando lo hace puede llegar a lanzar el chorro de agua hirviente hasta más de 60 m de altura. El segundo es mucho más pequeño, lanzando su agua hasta unos 25 m, pero lo bueno que tiene es que lanza su agua cada 5 minutos -más o menos- tiempo adecuado para que cualquier turista pueda filmarlo o incluso, con calma, pueda captarlo en una instantánea. Así, en el vídeo se pueden ver varios "lanzamientos" del Strokkur, mientras que el Geysir queda como una piscina de agua hirviendo amenazante pero que no llega a producir ninguna erupción durante el vídeo. Lo anecdótico del tema es que dada la espectacularidad del Geysir, con motivo de festividades señaladas (la independencia, por ejemplo), a los islandeses les daba por arrojar todo tipo de cosas a Geysir, para provocar la erupción y... sí, funcionaba, pero lo hicieron tan a menudo que, paradójicamente, esto ha llevado a que cese cada vez más la actividad del mismo y ...esto no es una leyenda.



PD: Este vídeo no es mío, el resto sí. De momento es el que cuelgo, cuando vuelva de vacaciones, colgaré el que yo filmé... la culpa es de la infame conexión pública a Internet desde "mis segundas vacaciones".

La catarata Gullfoss se encuentra en el amplio cauce del río Hvítá, que fluye hacia el sur y a un kilómetro de la cascada gira bruscamente hacia el este cayendo en tres escalones curvados. En ese momento se cae en dos saltos (11 y 21 m) en una grieta de 32 m de profundidad. Esta grieta mide unos 20 m de anchura y 2.5 km de longitud. El caudal medio en esta catarata es de 140 m³/s en verano y 80 m³/s en invierno. El máximo flujo de agua medido es de 2000 m³/s. Me mojé, como una mala cosa, y fue la primera "mojadina" del viaje, aunque, no sé por qué, pese a todas las inclemencias meteorológicas, no pillé -milagrosamente- ningún resfriado (aunque sí que estuve "tocado" por las malditas alergias).



Acabado el disfrute y los "ohh" y "ahhh" después de las maravillas del "Círculo Dorado" continuamos la ruta. Kjölur es una carretera que discurre por las tierras altas islandesas que en este caso sería el interior, yendo de Sur a Norte. Se tardan aproximadamente 5 horas en atravesarla en coche. Comienza en el sur de Islandia, cerca de Haukadalur y de la catarata de Gullfoss y finaliza al norte, cerca de Blönduós. Atraviesa el interior entre dos glaciares, el Langjökull y el Hofsjökull. Destacar que aunque todo lo anterior es la teoría, el recorrido se hizo interminable, y sólo el dormitar un poco, picotear dulces y cosas saladas, y similares amenizó un poco el "ratico".



Después de cuatro o más horas de conducción en las cuales se consiguió arruinar el motor del autobús 4x4 (primera vez y segundo autobús... el primero fue cambiado a poco de iniciar el viaje), llegamos a Hveravellir (los "campos de aguas calientes"), una interesante área "fría" en la zona norte del campo de lava Kjalhraun. Una parada popular para los turistas en su ruta por la pista del … (!!!) Kjölur, una estación meteorológica (ocupada todo el año) y una piscina de agua caliente "natural". Bajamos del autobús, nos "aligeramos un poco de ropa" (exterior a unos 5ºC) y, "en plan vikingo" y con tiritona incluída acabamos dando con nuestros huesos en "la piscina" en cuestión, en la que como puede verse en el vídeo, había un grupo de escandinavos... "bastante animados". El calor entonó pero salirse y vestirse rápido más aún, y eso sirvió para recobrar energías para llegar a nuestro destino del día: un refugio de montaña (o más bien de desierto), en medio de "Dios sabe dónde".

 
 
 
 

Publicar un comentario 1 volutas:

Quico Riu dijo...

Salvador, ja veus que t'hem trobat. I estem seguint amb atenció la teva crònica d'Islàndia. Esperem, també, veure-hi les fotos HDR. Tenim la teva adreça electrònica malament i volíem, si tens humor, que vegessis unes quantes fotos de les que vàrem fer. A veure si ara hi ha sort. Salut, una abraçáda i que tinguis una bona reentrada a la feina. Més avall trobaràs l'enllaç a les fotos.

pilar i quico.

http://picasaweb.google.com/lh/sredir?uname=quicoriu&target=ALBUM&id=5368440461257867601&authkey=Gv1sRgCI7PsIq7xqvQ4wE&feat=email

11:11 a. m.

Publicar un comentario