Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Promesas del Este

¿Cuántos "mundos" hay en "el nuestro"?. Se supone que estamos en el primero, pero convivimos con el "cuarto", entendiéndose por tal el de una población cada vez más creciente de pobres de todo tipo y origen. La última película del maestro Cronenberg, explora las relaciones con otro mundo un poco diferente de los anteriores, el de los bajos fondos y las mafias foráneas que se instalan en nuestra cómoda sociedad occidental. En este caso, hablamos de la mafia rusa en Londres.

La peli, de entrada diré sabiamente narrada, muestra la convivencia con ese submundo y el de la sociedad de ciudadanos comunes. El nexo lo fija la muerte de una joven prostituta, que antes de dejar este mundo, da a luz a una niña y un montón de secretos inconfesables de un "capo" de la mafia rusa de ese Londres bien alejado del glamour de las revistas del corazón. Desde ese punto de vista, se aleja un poco de lo que sería una pura (y no simple) historia de gángsters, para plantearnos la existencia de los mismos en una sociedad actual y coditidiana. Obviamente Cronenberg, particularmente dado a explorar el lado violento de los seres humanos, no se recata lo más mínimo en mostrar que bajo una apariencia de pacíficos pero sofisticados "vecinos" esconden lo más podrido que imaginarse pueda, y que bajo la imagen de tranquila sociedad, la nuestra puede ser tan violenta como la que más.

En la peli negra, muy negra, sobre todo a medida que avanza la historia, se ven elementos de otros films de gángsters y de mafia, algo que no puede evitarse pero la originalidad radica, precisamente, en que a diferencia de un cine más específico de gángsters, éstos, están ahí, y conviven con nosotros.

El personaje estrella, es por descontado el del chófer, interpretado por un Viggo Mortensen, sin duda, mucho más interesante que aquél que se presentara como "Alatriste" y que puede ser mucho más canalla que el personaje de Pérez-Reverte, aunque es un personaje cargado de matices y que hasta que no va avanzando el film, no percibes bien bien, "de qué pie cojea". Un personaje ambiguo, en suma. Frente a él el capo mafioso, el genial Armin Mueller-Stahl, un líder mucho menos ambiguo, bien alejado del personaje que interpreta Paul Newman en "Camino a Perdición", con un hijo que es su "oveja negra", interpretado por Vincent Cassel, en un rol similar al que en la peli de Paul Newman interpretara Daniel Craig. Es quizás en estos paralelismos donde se le puede reprochar alguna falta de originalidad en el tema, aunque no lo es cuando apreciamos el nuevo punto de vista desde el que lo apreciamos.

La violencia es protagonista, en algunos momentos explícita (y sin recato alguno) y en otros mucho menos explícita pero sí subyacente, y el choque con el universo del mundo cotidiano es el otro importante protagonista, algo común en la filmografía de Cronenberg.

Una película recomendable aunque no, por descontado, a las "almas sensibles".

 
 
 
 

Publicar un comentario 1 volutas:

sobre el acoso moral dijo...

Para personas sensibilizadas.

10:00 p. m.

Publicar un comentario