Veo el mundo entre volutas

IconMi reflexión sobre el mundo a diario (o casi). Menos para el público y más para mí mismo.

Muchos niños no han probado el tomate en su vida

O al menos eso es lo que se desprende de este artículo publicado en "El Periódico" en el que se reportan resultados de un estudio de hábitos alimentarios en población infantil catalana.


Es interesante comprobar que la dieta mediterránea es algo con lo que "nos podemos llenar la boca" los adultos (en el sentido de loarla por lo saludable) pero que nos olvidamos de hacer uso de ella y educar en su uso a los pequeños. Cabe destacar que si se pincha en el enlace a pdf del artículo se pueden ver gráficamente los resultados del estudio y conocer, en detalle, qué porcentaje de niños no han probado en su vida un tomate, una naranja, una cebolla y, no digamos, unas espinacas. Sería interesante de plantear el estudio complementario, esto es, ¿cuántos niños NO han probado una hamburguesa de McDonald's (o similares) en su vida?, ¿cuántos no se han alimentado nunca con bollería industrial?, ¿cuántos no se toman al día varios litros de bebidas azucaradas?... Seguro que ese estudio acabaría por erizarnos el vello del cogote, sobre el porvenir de salud que aguarda en las próximas generaciones si no se hace algo para remediarlo.
Esto también hace pensar en la atención que se les presta a los críos de hoy en día. Los adultos trabajamos muchas horas del día, lo cual es algo necesario pero que en algunas personas se plantea como una forma de huir de los problemas y responsabilidades familiares. Pasamos pocas horas con nuestros seres queridos, lo cual es más grave cuando estas personas son seres desvalidos, totalmente dependientes e imitadores de las actitudes adultas como son los niños. Pretendemos suplir la poca cantidad, con un extraño concepto de "calidad" que consiste, básicamente, no en facilitar o proporcionar algo bueno y necesario, sino los "caprichos", como una forma de evitar conflictos, por una parte, e intentar compensar de nuestras ausencias. Olvidamos el efecto de lo que sembramos, en el día de mañana...

 
 
 
 

Publicar un comentario 1 volutas:

Paco dijo...

Copsador!

1:58 p. m.

Publicar un comentario